6789

Hace mucho deje de vivir como quería
y empece a vivir como podia
que mas que tirado a mal
podría decirse que estaba para el bien.
sin embargo, el como poder y el como querer es diferente
y aunque ahora en mi vida existen pequeños lujos de los cuales me regocijo.

El dia a dia '
me
queda sin algo de sentido. un poco vacío. como morder un pedazo de aire con las mandíbulas frias.
y sentir un tenue sabor a tê con leche.
al borde de una ventana cuadrada de cortinas blancas y bordes rojos.
desde una mesa sin mantel, toda de madera bien pulida. En un mañana de primavera.
con el ligero resplandor de un cielo que da la sensación de que esos 5 segundos no son parte de un día.
Sino, de una experiencia por completa.

Hace mucho que deje de vivir, al borde curvo de una tempestad poliglota de emociones. Donde estar en medio del caos no es una opción , sino una consecuencia. Y en donde las verdaderas paredes son repertorios de agua empozada de nombres, conceptos, definiciones isocelicas.
De las que a uno, le dejan con los ojos bien abiertos mirando la lluvia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario