A proposito de Yeses

Bueos Aires tiene maneras, aunque de freon comprimido, pero maneras al fin, para darte a entender poco a poco de que se trata realmente el despertar y poder admirar sin sol al dia. Y es que Buenos Aires no tiene un terreno baldio, en el cual los inospidos de alma libre como yo, puedan reclamar para si el tesoro encontrado. Aqui, aca, todo es un cofre abierto, saqueado, y devuelto con yapa. Sobre las calles brotan los ejemplos de pequenios cafes recondidos entre su madera repujada, con aires de gran ortografia y vejez, pero vejez bien puesta de aquellas que aun pueden hundir un suspiro debajo de alguna falda veinteaniera. Y es que, en buenos aires sobran electras animosas de buscar marido en frascos de vinagre y embasados al vacio. Sera que la dictadura, digo yo, tan reciente en sus pupilas a colmado un inconciente de recuerdos de cenas con sillas vacias,o sera que aqui, aca, la rutina de aniejar trasciende mas que a las papilas y al vino. Porque, en este lugar existen mujeres de treinta y cinco, que si no les realizas un minimo comun multiplo en cada cuello, pierna, manos no caerias en cuenta de las nietas que han dejado en casa. Posibles companieras tuyas de libertad-naje. Saber que pilas de cuadernos estan gastadas sobre los adoquines que te salvan del error de tomar sin cauta a la lluvia, es perderse entre los navios de un mundo que si se atreve no podria retirarse jamaz. Llegar a parque lezama y querer ( sin exito ) lanzar una palabra definitiva mientras buscas la rivera, y que te suene el estomago, caminar denuevo, y perdonar, sentado, las unias semisucias de quien te indica con solos gestos que son siete pesos, que el chorizo esta listo, que estas en buenos aires y si no tenes mate, borges, arlt o girondo, abunda el chimichurri y la poca prisa con fritas.

1 comentario:

  1. Muy bueno, se podría escribir toda una biblioteca sobre Buenos Aires.

    ResponderEliminar