A proposito de Aviones

No encuentro la queja
de esta esta sangre cruda

ni los verbos
que podria compartir


Te comento que desde que ya no estas conmigo las cosas me salen grises pero con sal y con el tiempo de mi lado, he sabido acostumbrarme a estas calles de buenos aires, tan lejanas de mi corazon como es tu rostro de este espejo al cual hoy contemplo calladito.

te comento que desde que mis manos aceptaron tu ausencia, dejaron de temblar por la tarde, ya no derramo cafe cuando lo agarro ni tampoco le hecho azucar, lo tomo amargo y sin queso. Ya no reconforta, si no que me salva de alguna posible palabra suicida con silencioso calorcito..

Y es que tener mas tiempo conciente es amamantar un cuervo en el esofago. Apachurrandolo, no se si me entiendes, con cada bocanada de aire que se da, sentir como la picazon picotea la esquina del suenio. Tener una ventana en frente es realmente insoportable, por las denodadas ganas de mis codos de probar suerte y saltar. Me gustaria verlos, idiotas aleteando , creyendose pajaros o en el peor de los casos, ver a los mas limitados con la sonrisa en los labios, creyendo que su caida libre es en verdad un planeamiento perfecto y que con alguna curva divina levantara vuelo a ultimo momento. Tener una ventana es realmente insportable, por eso no las tengo.

Y eso que me sobran codos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario