Argentina y otras especies en extincion griegas.

Lentamente supuse que se daria cuenta de mi prescencia tras el cafe, no me movia aun cuando sentia su mirada en la nuca mientras yo , perdidamente dejaba a mis ojos reflejarse en el espejo de la ventana del bar. Conte del uno al diez mas de dos veces cuando en mi mente el borde de su falda a cuadros se levantaba para cubrirme los sesos, la alegria y el proxima parto de mi alma hacia un pecado no tan comulgante con mis acciones del pasado, o mejor dicho con mis desiciones .

Me levante camine hacia la puerta, justo despues de haberme cerciorado por maso menos quince minutos que ya se habia ido, y dejandome llevar por el impulso empuje la puerta cual cowboy de taberna. Camine dos pasos, me detuve, luego dos pasos y medio mas, luego dos.

Miraba como las hojas se quedaban desnudas por el tiempo, saber que era invierno y podia sentir el cafe en mi pecho, calentandome, me daba una ligera sensacion de comodidad a pesar de no haberme podido enfrentar momentos antes en el bar. La cobardia es tan bella - susurre mientras cruzaba por parque lezama un hueso con su perro a cuestas. Cerre los ojos y me deje llevar otra vez por la belleza del momento, sonreia armando flores con las hojas que encontraba en el suelo

Un cafe menos, un dolor menos, una ausencia menos, una oportunidad menos de poder detener todo en un momento, en un kilo menos a mi suspiro, pero aun la quiero en el fondo, por mis manos ya no duermen.

me repetia a mi mismo , en cualquier jueves sin cama.
todas rojas medias rotas, viejas al fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario