Desde hace dias los caminos se me cierran cuando empiezo la tercera linea. Completar una simple hoja llena de palabras agudas es casi intragable sobre la cama, encima de la silla, de cabeza bajo el sol o parado en el medio de la sala. Saber que no conseguire llegar al final que me pica la carne bajo las unias y no puedo arrancarmelas. Me equivoca el alma cada espacio coma

No hay comentarios:

Publicar un comentario