Derivadas y otras emociones argentinas que no flotan en el mar

cosas que se rompen en el suelo
nacen de entre las endiduras de mi dedos

y la mesa de al lado
sigue siendo mala huesped
mala huesped
mala huesped

mujeres de pocos senos
se descocen el ombligo a la sombra de una higuera

y cuatro sillas
reniegan del apellido
por pocas muertes
pocas muertes
pocas muertes







denuevo ladridos
sangran mis ojos



No hay comentarios:

Publicar un comentario