Sin Titulo


es sabido que a la hora conversar es dificil la primera palabra porque nos atropella el ego, indicandonos que no seamos estupidos, cosa irónica claro porque aun no hay parametros para medirnos sabidos

pero mas que la primer palabra, es aquel silencio en la boca de los cautivos ( digamos que cautivos sea los mismo que pensamientos ) que sin nombre aun esperan por ser invocados , Por un pedazo de carbono que gusta de espejos, aplausos y sonrisas

es que nos acostumbramos, a la espera de los wow de los terceros, y una vez quebrado el silencio desbocados salimos a celebrar orgías de letras cómo si no pudieramos parar el frenesí

Alegriia! es lo que nos escupe la mentira en el rostro, nos regalamos alegria con asco . Sabiendo que es lo que unico que podriamos dar para sentarnos esperar que lo mismo nos regalen. Decir que nos abrazan

digamos la verdad, no existe en una conversación una sola palabra pura, una que no contenga mentira, porque siempre se esconde en cuanta expresión, la intención de lo indebido, de nuestras almas carcomidas, que en el disfraz de la palabra maquillamos nuestros vicios para luego liberarnos de ellos en el suspiro de lo ya dicho, que en concluisión no es más que el vacio de ese abrazo...

Pero abrazo al fina, vacio o no suele a veces no importar, pero solo aveces no es asi . Sin embargo - coma - podemos calcular los micro mini segundos en los que nuestro rostro se queda sin sangre, en los que se vacia de todo espasmo vital, de simples razgos de humanidad . Pero aun asi, digamos la verdad - como - que la palabra mas alla de disfraz
seria guante blanco en espera
cual errante de boca en boca
casi seria una lengua en el oido
de quien pueda escuchar


sera la sonrisa tan solo una pausa
una arcada, un querer decir sigue

y canibalisame despues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario