ocho del cinco

No hace mucho que ya no estoy donde siempre y hasta ahora solo son cuatro las lunas que he llegado a contemplar en silencio. No hace mucho y ya se extraña, el olor a mar acariciandome de cerca en las mañanas, el sol mendigo que lentamente se asomaba en mi ventana y aquel no frio que me llamaba por mi nombre y me guiaba los pasos. No hace mucho que ya no estoy donde siempre y sin embargo me falta. Y se siente a fondo esa pequeña ausencia, como rajadura en marmol de recien cortado o como el silencio angustioso del recien nacido. Hace falta sentir eso que tan dentro siempre estubo, tan al fondo , tan desde siempre que no tiene nombre, ni forma, ni color ... Si no lo sintiese , diria que no existe ... ...pero lo siento, y es tan desgraciadamente mio que no puedo negar su existencia , me la grita al oido en cada latido distinto, porque aun mi corazon reconoce su ausencia y llora cansado ,y llora distinto ,y aunque yo no quiera, llora cada dia mas fuerte. Aun el viento, mas frio que alla, me muerde los labios cuando entre sonrisas hablo de lo que una vez fui , como si aun lo fuese y no es verdad. Y asi siguen mis dias tan lejos de mi mismo, boztesando lentamente el olvido de la busqueda del infinito. Porque ya no quiero ser infinito, ni quiero estar siempre entre columnas doricas, construidas por palabras que enorgullescan mi alma o cuadros negro y relajados , de un autor que ya no existe o quiza que ya olvide entre oraciones extremadamente largas para sentimientos realmente cortos , pero profundos como rajadura en marmol recien cortado o como el silencio del recien nacido. No hace mucho que ya no estoy donde siempre y hasta ahora solo son cuatro, las lunas que he llegado a contemplar en silencio. Ojala sean cinco mañana por la fria mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario