Aniego

Hay un recuerdo

entre las sabanas negras de mi habitacion

que huele a ti

a tu gesto callado

cuando observabas mi ventana

desde tu altar


-autoconstruido-


sobre mi

existe un nombre mal escrito

en mis labios

un nombre impronunciable

por falta de decoro

con saliva sabor a tentacion

entre las curiosidades

que mis brazos tejen sobre tu rostro


aun distingo tu mirada

de tus ojos


a tus inocentes pupilas

buscando pliegue de mi cortina

la manera de detener al sol


tu piel blanca son tus huesos

se arremolinan canibales

las marcas rojas del dolor


siento tus respiros

sobre mis manos


las caricias se derriten en los silencios

deliciosamente culposos

que nos invaden por dentro


como el aroma

que los faunos exhalan


como las copas de vino


que somos nosotros

monocromos cadaveres

hambrientos

sedientos

malditos

No hay comentarios:

Publicar un comentario