Podria

Contar la historia de las mujeres partiendo de la historia de una sola. Decir que es mas que una pluma sobre el tejado que se lleva en a la boca pedazos de invierno. Decir que no es mas que una pluma que sobre el tejado que descansa a la espera del tres perfecto, a la mitad exacta de todo este pecho infinito.

Los latidos de la mañana ya des tienden las sabanas y en el cabello negro de las horas, se siente la ternura, la tibiez el momento. En los labios observo desde mi esquina como primaveras se manifiestan de gala , con las medias de red y las costillas pulidas. Están hambrientas y no ocultan su saliva en el escote, esta vez su presencia es sentida sobre todo gramo de ambiente. Sobre todo lo que en el cruzado de piernas se llama a si mismo occiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario