poiu

Tener un dedo rebelde
prestar una tecla negra
de letritas blancas.
tender la cama desde adentro
y esforzarse por que rebote la moneda.
no arrancar las flores del jardin de la vecina
ni presumir su solteria como culpa
de las pecas en sus pechos.
tener de antemano un peine negro de carey
en el bolsillo trasero del pantalon beige
planchar el pantalon beige
antes de salir a caminar por barranco
saludar al diablo en la panaderia
hundir suavemente el dedo en la esquina occipital
de una palta.
Comprar la palta y salir por una esquina diferente a la que entraste

Tener un permiso de mascota,
alimentarlo y enseñarle a ser buena compañía
que vaya a colegio,
que planche sus pantalones beige, que lustre sus zapatos negros.
que llegue temprano a cualquier parte
que sonria cuando mienta
y que mienta cuando todos pensamos que sonríe.
tenerlo amordazado, envitando que lo salvaje de su naturaleza
cocine a sus compañeros de juego.
Ponerle un nombre decente
bautizarlo.
y esperar que se diluya en lo conocido
en lo poco extraño
en lo que fue amenazante.

Tener un dedo absurdo
una herida en el abdomen que no cierra
que respira
que sonrie
que nos mira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario